El Arbitraje

Hoy en día, el arbitraje es el método preferido para resolver disputas comerciales. Es una alternativa a litigar en las cortes estatales. Entre sus ventajas están su rapidez, flexibilidad y confidencialidad.

El arbitraje debe ser acordado por escrito. Las partes pueden acordar, por ejemplo, en un acuerdo arbitral escrito o en la escritura de constitución de una sociedad, que toda disputa que surja entre ellas sea resuelta mediante arbitraje.

Las cláusulas de arbitraje son usualmente incluidas en contratos, por ejemplo, en contratos de accionistas, contratos de consultoría, contratos de distribución y contratos de la tecnología de la información.

Ventajas del arbitraje

• El arbitraje es flexible, esto es, las partes pueden diseñar el procedimiento conforme a sus deseos.
• La sentencia arbitral (laudo arbitral) es final.
• El arbitraje es rápido.
• El arbitraje es confidencial.
• En general, es más fácil obtener el reconocimiento y ejecución de sentencias arbitrales que de sentencias judiciales. Gracias a la Convención de Nueva York de 1958, las sentencias arbitrales pueden ser ejecutadas en la mayoría de los países del mundo.

El Instituto de Arbitraje recomienda el uso de sus cláusulas modelo

El Instituto de Arbitraje recomienda el uso de sus cláusulas modelo en contratos comerciales para asegurar la validez, cumplimiento y efectividad del acuerdo arbitral.